INTERVENCIÓN PSICOEDUCATIVA PARA CHIC@S CON TDAH EN EDUCACIÓN SECUNDARIA

Diapositiva1

Buenos días a todos/as,

Nos alegra poder compartir con vosotros este interesante proyecto fruto de la estrecha colaboración entre AAMNDAH Alcobendas y Educ-at Psicólogos. Dicho proyecto se realizará a partir de octubre y lo hemos denominado

Taller de intervención psicoeducativa para chic@s con TDAH en Educación Secundaria”

El sistema educativo actual y la sintomatología propia del trastorno hacen que, para este tipo de alumnado, la etapa escolar se convierta en un verdadero reto de superación. Los niños y adolescentes con TDAH son capaces. El TDAH no está relacionado con una baja inteligencia, pero el poco aprovechamiento que tienen de las clases así como unas técnicas de estudio ineficaces basadas en la lectura, provocan que todo su potencial quede enmascarado bajo estos dos preceptos.

El objetivo que buscamos es dotar a los “chic@s” y a los “padres” de herramientas y estrategias adaptadas a sus características para que puedan afrontar con confianza todos los posibles obstáculos que se van a ir encontrando durante su etapa escolar.

Este taller se realizará dos tardes al mes durante un tiempo determinado y su duración será de aproximadamente dos horas por día. Durante cada sesión realizaremos una intervención siguiendo la base de Educ-at, entidad psicoeducativa especializa en TDAH y dificultades de aprendizaje, que en la actualidad trabaja con más de 70 familias. Estará destinado a chic@s de secundaria.

La dinámica será la siguiente:

Trabajo competencial. Incidiremos en planificación, responsabilidad, autonomía…

Impartición de técnicas de estudio. Nos separaremos del estudio convencional mediante  lectura que tanto perjudica e intentaremos poder desarrollar un programa de técnicas que ayudan a un procesamiento correcto de la información.

Balance emocional grupal. Con el objetivo de favorecer el reconocimiento y gestión emocional y de aumentar la autoestima.

Intervención familiar donde se podrá poner de manifiesto el trabajo durante la sesión y aportar un feedback de la misma.

Solicitaríamos que los interesados se preinscribieran antes del 10 de junio, talleres@aamndah.com ya que el grupo será limitado.

Una vez que cerremos el plazo se os comunicará la fecha y la hora de la presentación del proyecto que se hará en el local de la asociación donde podréis plantear todo tipo de dudas que os surjan sobre el taller, horarios, precios, duración… de primera mano con dirección de Educ-at y realizar la inscripción.

Agradecemos vuestra colaboración

Muchas gracias y seguimos trabajando

Educ-at Psicólogos y AAMNDAH Alcobendas

logotipo sin fondologo aamndah

 

¿DEBE REPETIR EL NIÑO/A CON TDAH?

image

Nos acercamos al final de curso y con ella aparecen una serie de cuestiones que generan grandes niveles de preocupación y tensión a los padres de niños con TDAH: ¿debe repetir?,¿es beneficioso para él o le acarreará mayores problemas en su autoestima y motivación?, ¿promocionarle aunque no esté preparado del todo le puede conllevar una mayor frustración el próximo año?

Este es un tema controvertido. Lo primero que queremos comentar es que no existe una recomendación general para todos los casos de niños con TDAH y lo oportuno es valorar cada situación de manera personal atendiendo a múltiples variables (dificultades que presenta, puntos fuertes, curso académico y edad, nivel madurativo, nivel de conciencia sobre repetir, variables sociales y familiares entre otras). La otra cuestión nos la encontramos en el escaso poder de decisión que tienen los padres (incluso los profesionales externos al colegio) sobre este tema tan delicado. La decisión depende únicamente del profesorado, aunque éste pueda (y deba) tener en cuenta la opinión de los padres y de los especialistas.

¿EN QUÉ CRITERIOS SE BASAN PARA DETERMINAR LA REPETICIÓN DE UN ALUMNO?

Dependiendo del curso académico o ciclo formativo en el que se encuentren la ley recoge unos criterios u otros. El primer gran inconveniente que nos encontramos es que son criterios rígidos, que no admiten excepciones en el caso en que los padres, el orientador o el psicólogo que trabaja con el niño vean más conveniente que no repita ese curso. Otra contrariedad es que no se incluyen en los principios de promoción casos como los niños con TDAH en los que la inmadurez que conlleva el trastorno o las dificultades propias del trastorno interfieren en su rendimiento sin que ello signifique una falta de capacidad. Es decir, el TDAH lleva inherente a él un ritmo de aprendizaje más lento (más visible en los cursos de primaria), puesto que las conexiones neuronales que se van creando en el desarrollo normal del niño, y que facilitan el aprendizaje de nuevos contenidos así como la adquisición de determinadas competencias, lleva un proceso más gradual y paulatino en estos casos.

Vamos a exponer a continuación los criterios generales en los que se basan para la toma de esta decisión. Están extraidos del libro de Isabel Orjales “TDAH: Cómo elegir colegio, afrontar los deberes o prevenir el fracaso escolar”:

EDUCACIÓN PRIMARIA:

  • Las evaluaciones son continuas y se tienen en cuenta el progreso del niño en el conjunto de las áreas.
  • Se accede a curso siguiente siempre y cuando se considere que han alcanzado las competencias básicas de dicho curso y el adecuado grado de madurez. Este es el principal punto en el que, desde nuestra experiencia, se basan muchos profesores para hacer repetir en el primer ciclo de Primaria y que bajo nuestro punto de vista suele ser totalmente erróneo.
  • Si no ha alcanzado algún objetivo en alguna determinada área pero esto no le impide aprovechar el siguiente curso, puede promocionar al siguiente nivel siempre que reciba los apoyos necesarios para recuperar dichos objetivos.
  • Sólo se puede repetir en Primaria una vez en todo este periodo.

En este ciclo educativo es donde más surgen las dudas sobre la idoneidad de hacer repetir a un niño con TDAH. Como hemos comentado, la inmadurez propia del trastorno conlleva que muchos conceptos básicos no los adquieran con la misma soltura que el resto de sus compañeros lo que les penaliza a la hora de rendir en las tareas. Por ejemplo, en 1º de Primaria es donde les enseñan conceptos matemáticos como sumar, restar, decenas, etc. Los niños con TDAH en esta época tienen en su mayoría una edad biológica de 6 años  (si no han nacido en los últimos meses del año) pero una madurez cognitiva de unos 4 años. Esto quiere decir que su cerebro no está lo suficientemente maduro como para comprender e interiorizar estos conceptos con la misma facilidad que los niños que no tienen TDAH. Esto no les impide poder aprender a realizar sumas (es un proceso con unos pasos definidos) pero si es posible que no comprendan qué es eso de sumar o restar,lo que les va a perjudicar en ocasiones futuras y a la hora de realizar problemas matemáticos.

Además si nos referimos también a la propia impulsividad, despistes, exceso de energía, respuestas emocionales desproporcionadas e infantiles propias del TDAH o a los trastornos comorbidos que pueden aparecer asociados (como trastornos lecto-escritores, dificultades de aprendizaje, etc.) provoca que las capacidades reales del niño se encuentran más enmascaradas.

EDUCACIÓN SECUNDARIA:

  • Los alumnos podrán repetir cada curso una sola vez y dos veces como máximo dentro de la etapa.
  • La decisión de repetir será tomada por el conjunto de profesores del alumno, atendiendo a la consecución de los objetivos.
  • Se repetirá cuando se tenga una evaluación negativa en 3 o más materias.
  • Quienes promocionen sin haber superado todas las materias deberán seguir un programa de refuerzo debiendo superar las evaluaciones correspondientes a dichos programas.

En esta etapa existen artículos dentro de la ley que se refieren a las medidas que pueden tomar los centros educativos como por ejemplo que “los centros educativos tendrán la autonomía para contemplar las adaptaciones del currículo, la integración de materias en ámbitos, los agrupamientos flexibles, los desdoblamientos de grupos, los programas de refuerzo y programas de tratamiento personalizado para el alumnado con necesidad específica de apoyo educativo (donde ahora se incluye al TDAH)”.

BACHILLERATO:

  • Los alumnos tendrán que repetir curso si tienen 3 o más asignaturas pendientes.
  • En algunas comunidades los alumnos repetidores pueden cursos las asignaturas suspensas al año siguiente sin tener que repetir las aprobadas.

Por ello, en prácticamente la totalidad de los casos (pero generalmente más en Primaria) la decisión de repetir se convierte en una apuesta personal: le hago repetir porque considero que es lo mejor para él poniendo en riesgo la autoestima del niño o le promociono arriesgándome a que el próximo curso no le vaya del todo bien y genere mayor frustración en él. Puede ocurrir también que se le haga repetir y al año siguiente él se vea con una mayor competencia, con una mejor comprensión del temario y con un nuevo grupo de amigos más acorde a su madurez o que no repita le sirva de acicate, se incida en sus áreas de refuerzo y continúe con sus compañeros al mismo ritmo. Todas las posibilidades existen y no se dispone de un instrumento que nos asegure cuál es la mejor decisión.

EN RASGOS GENERALES, ¿DEBE REPETIR EL NIÑO/A CON TDAH?

Desde Educ-at consideramos que por regla general no es aconsejable la opción de repetir. Muchas veces se utiliza esta medida como corrección y escarmiento ante lo que se interpreta como pasividad o dejadez por parte del niño. Debemos tener en cuenta toda la problemática asociada al alumno, tanto en los cursos de Primaria como en Secundaria donde su actitud de desgana puede ser evidente y estar ocasionada por una falta de motivación debido a unos sentimientos de incapacidad y de incompetencia. ¿Es por lo tanto la mejor elección hacerle repetir? Esto no quiere decir que en ocasiones no quede otra solución o que haya que promocionarle a toda costa, simplemente hay que plantearse una serie de cuestiones acerca de qué es lo mejor para ese caso y cómo podemos ayudarle de cara al próximo curso se tome una determinación u otra. Nos encontramos en muchas situación una falta de empatía alarmante.

El hecho de repetir curso daña irremediablemente al niño. Le hace sentir que en este curso ha fracasado. Repetir sin brindarle un refuerzo o una ayuda (tanto internamente desde el colegio como externamente si fuese posible) para que no se de más esa situación, no presenta ninguna utilidad, ya que tan sólo repetiremos un nuevo año con las mismas cosas que no funcionaron el año anterior. Debemos saber manejar desde el profesorado, la familia y el resto de profesionales este tipo de acontecimientos, pues si no se hace, el daño psicosocial y académico puede ser grande, provocando el rechazo social o aumentando también la pérdida de interés por los estudios. Hay estudios que muestran que las notas son más bajas cuando repiten curso. Si pretendemos que repitiendo el alumno con TDAH esté más atento y más quieto, en la mayoría de los casos no lo conseguiremos. Lograremos todo lo contrario porque podemos encontrarle más aburrido, con la autoestima más baja y menos motivado.

En conclusión, la decision de repetir o no repetir debe ser personalizada para cada caso y en ella deben intervenir los profesores, los padres y los profesionales no docentes que lleven el tratamiento del niño. Debe ser una decisión muy meditada. Repetir no garantiza el éxito al próximo año, no garantiza una mejora. Tampoco lo garantiza permitirle promocionar pero de esta manera y poniendo un programa de apoyo tanto en el colegio como externo (psicólogo, psicopedagogo) podremos ir trabajando e inciendo en las áreas de mejora.

En nuestro vida nos vamos encontrando multitud de problemas, generándonos unos mayores nivel de ansiedad que otros. Como es lógico, esta situación tiende a conllevar altas cotas de preocupación en los padres pues se teme un impacto emocional y motivacional negativo en el niño o adolescente. Desgraciadamente no existe la solución perfecta, es decir, aquella que no provoque ningún coste y sean todo beneficios. La solución “perfecta” es aquella que maximiza los beneficios y minimiza los costes. Por tal razón debe ser una decisión personalizada a cada caso, basada en la reflexión en equipo, con la mayor información del mayor número de personas que intervienen en el desarrollo del niño o adolescente.

Por último os queremos acercar un vídeo de una ponencia de Ana Solanas titulada “Adolescente con TDAH ¿expulsar? ¿repetir curso?”. Muy interesante y relacionada con este tema.

https://www.youtube.com/watch?v=qDgkT0qJqKE

Equipo de Educ-at

http://www.educatdah.com

NUEVA OFERTA DE EMPLEO: SE BUSCA SISTEMA EDUCATIVO INTEGRADOR

Oferta de trabajo

DESCRIPCIÓN: Se busca nuevo sistema educativo que sustituya al sistema tradicional operante en la actualidad al encontrarse éste ya desfasado.

REQUISITOS:

– Ser integrador. Tener en cuenta las particularidades de todos los alumnos.

– Master en nuevas técnicas de enseñanza. Tales como aprendizaje cooperativo, implantación de competencias básicas, etc.

– Conocimientos de necesidades educativas (TDAH, dificultades en el aprendizaje, autismo…)

– Habilidades sociales y emocionales. Empatía. Asertividad.

– Conocimiento de las medidas no significativas a adoptar dentro de las aulas.

– Conocimientos de psicología y pedagogía.

– Potenciación de las asignaturas que impulsen la creatividad.

– Disponer de un profesorado cualificado y sensibilizado.

SE OFRECE:

– Puesto de relevancia nacional con posibilidades de promoción a nivel internacional.

– Programa de intercambio con sistema educativo finlandés con el objetivo de adquirir nuevos conocimientos.

– La admiración de familias, alumnos y profesionales.

– Puesto de gran importancia pues impulsa el desarrollo de los alumnos.

– Vacaciones anuales de 3 meses.

– Contrato fijo.

INTERESADOS: Ponerse en contacto con el Ministerio de Educación y Cultura.

Con el paso del tiempo cada vez somos más los profesionales que estamos más seguros en la importancia de un cambio en el paradigma educativo actual. En el sistema tradicional que nos encontramos a día de hoy prevalece la transmisión oral de los conocimientos, el aprendizaje pasivo por parte de los alumnos, la incomprensión acerca de que aprendizaje y emociones están íntimamente relacionados, la concepción de que a mayor carga de trabajo mayor será el interiorización de los contenidos y un largo etcétera que no hace más que negar a la lógica y a la experiencia de todos estos años.

Somos conscientes de que cambiar el sistema educativo es un reto de una complejidad elevada y en el que entran tantos mecanismos administrativos que hacen de ella, una tarea de difícil solución en la actualidad. Pero existen una serie de medidas que mejorarían la calidad del sistema y de la atención en los centros.Nos referimos a invertir en formar al profesorado, en dotarle de mayores y mejores recursos tanto materiales como personales para poder afrontar las demandas y los retos que supone educar a un veintena o treintena de niños (cada uno con sus características personales).

Herramientas y recursos que mejoren la comunicación entre las diferentes “patas” que intervienen en el proceso educativo. Herramientas y recursos que permitan adoptar una serie de medidas dentro del aula y que benefician a todos los niños, no solo a los que presentan alguna dificultad o problemática. En general, herramientas y recursos que permitan al personal docente atender a la diversidad del niño con el único fin de potenciar un crecimiento y un desarrollo escolar, emocional y social adecuado.

Queda camino por recorrer y desde Educ-at seguiremos trabajando en ello, sensibilizando, realizando talleres formativos para el personal docente y realizando campañas y jornadas.

Os dejamos a continuación una noticia relacionada publicada en la revista digital “Comunidad-TDAH”.

El sistema educativo tradicional no favorece la atencion a la diversidad- Comunidad-TDAH

Muchas gracias,

Equipo de Educ-at

BENEFICIOS DE LAS MEDIDAS NO SIGNIFICATIVAS PARA EL ALUMNO CON TDAH.

alumno-profesor13

Gracias a la inclusión en la LOMCE del Trastorno por Déficit de Atención con o sin Hiperactividad (TDAH) como necesidad específica de apoyo educativo en el artículo 71.2, se pusieron en relieve la importancia de aplicar unas medidas dentro del mismo para el beneficio de dichos alumnos. La promoción de protocolos de intervención a nivel educativo hacen hincapié en cuáles deben ser esas medidas. ¿Pero qué son y qué tipos hay?

Se entiende por medidas a aquellas adaptaciones a modo de estrategia educativa que consiste en la adecuación de los contenidos, tipo de evaluaciones o factores ambientales con el objetivo de hacer que los objetivos propuestos en cada curso escolar sean más accesibles al alumno. Se trata de tener en cuenta las características individuales del alumno y las particularidades propias del trastorno a la hora de planificar la metodología, los contenidos y, sobre todo, la evaluación. Se dice que existen dos tipos de medidas a tomar: las medidas significativas y las no significativas.

Las medidas significativas son aquellas que están destinadas a eliminar, reducir o priorizar determinados contenidos, objetivos y criterios de evaluación. Este tipo de adaptaciones, en nuestra opinión, no deben ser nunca la primera vía a tomar, pues podemos estar frenando el desarrollo de nuestro hijo, provocando que no aprendan ciertos contenidos y afectando a su aprendizaje. Si bien, en algunos casos puede ser necesario en algún apartado a asignatura en concreto consideramos que antes se deben proponer medidas no significativas.

Por medidas no significativas nos referimos a aquellas modificaciones en las que no se interfiere en el currículo, sino en los factores ambientales dentro del aula, en la interelación entre profesor-alumno o en determinados cambios durante los exámenes. Estas medidas creemos que deben ser de aplicación obligatoria (no tienen porqué ser todas pero si las mas beneficiosas) ya que no tienen un coste económica, pero si que implican sensibilización y conocimiento del trastorno. Algunas de estas medidas pueden ser:

  • Sentarle en las primeras filas de clase y alejado de estímulos distractores como puede ser las ventanas. De esta manera esteremos fomentando una menor frecuencia de distracciones durante las clases.
  • Refuerzo positivo de sus aportaciones en clase o de cualquier logro conseguido aunque ya tuviera que tenerlo instaurado por la edad biológica que tiene.
  • Secuenciación de las preguntas durante un exámen. Porqué vamos a ponerle en una misma cara 6 preguntas cuando podemos ponerle 3 más espaciadas. Los niños con TDAH tienden a pasar de una pregunta a la otra sin haberla completado la anterior. Si reducimos el número de preguntas por cara estaremos fomentando que esto no ocurra.
  • Simplificaresalta en negrita las partes importantes de los enunciados. En muchas ocasiones se hacen enunciados muy largos, o con varias preguntas, en las cuales los niños con TDAH tienden a no responderlas completamente o a perderse en lo qué preguntan. Si subrayamos en negrita aquellas palabras importantes estaremos ayudándole a entender y a centralizar la pregunta para que pueda demostrar sus conocimientos.
  • Aumenta el tiempo en los exámenes. Una de las medidas más importantes es ampliar en un 35% el tiempo del exámen. Esto implica unos 15 minutos más, que pueden ser suficientes para que le de tiempo a terminar de rellenar la prueba. Esta medida está aprobada para que se adopte desde hace un tiempo en los exámenes de selectividad.
  • No penalizar en exceso las faltas de ortografía, muy comunes en los niños con TDAH sobre todo debido a omisiones de letras (poner “siepre” en vez de “siempre”)
  • Reducción de las tareas para casa. Como hemos hablado, el sistema de estudio tradicional que tienen los niños basada en la lectura repetida para estos niños no es suficiente y deben dedicar más tiempo a reelaborar la información, hacer una lectura comprensiva, un  buen subrayado para terminar con un esquema o resumen que le ayude a jerarquizar la información y suplan sus déficits (principalmente atencionales). Si le mandamos una gran carga de trabajo, no le estaremos brindando ese tiempo que necesitan, lo que les penalizará.
  • Centrarnos más en los esfuerzos que en la nota objetiva. Estos chicos tienden a realizar muchos más esfuerzos que el resto de sus compañeros para obtener la misma nota o, incluso, una nota menor, por lo que focalizar nuestra atención en sus esfuerzos y en sus logros nos ayudará a objetivizar el trabajo que realizan.
  • Realizar diferentes formatos de exámen: oral, por escrito, tipo test, etc.

Están son algunas de las medidas no significativas. Existen otro tipo de medidas que aunque no se encuadren dentro de las medidas típicamente consideradas como no significativas puede ser muy beneficiosas para los niños con TDAH como son:

  • Impulsar un aprendizaje cooperativo, mucho más dinámico y activo.
  • Dar responsabilidades dentro del aula para que adquieran un rol relevante dentro de sus compañeros y potenciemos su autoestima.
  • Tener un mayor control sobre él con el tema de la agenda, ayudarle a organizarse o planificarse. Existe tutorizaciones en este aspecto de otro compañero pero este punto hay que saber llevarlo pues puede darle la impresión al niño que tiene otro “profesor” más que le vigila, lo que no le beneficiaría.
  • Crear con él unas señales para cuando se distraiga ayudarle a refocalizar su atención.
  • Fragmentar la tarea si es muy larga.
  • Tener un seguimiento con el niño, preguntándole y motivándole.

Estas son sólo algunas, se pueden tomar muchas otras, para ello se debe tener un conocimiento y una gran capacidad didáctica y creativa para saber ajustar qué modificaciones pueden ser beneficiosas para cada alumno. Pero con estas medidas generales se pueden conseguir grandes avances, grandes mejores que impulsan la motivación y autoestima  de los niños.

Para demostrároslo queremos poneros un ejemplo. Se trata de un niño diagnosticado con TDAH en etapa primaria, cuya motivación y autoestima era baja puesto que consideraba que hacía grandes esfuerzos para luego no verse recompensado. En el apartado escolar, se ha trabajado con él en ofrecerle unas técnicas adecuadas que le ayuden a suplir su déficit, un cambio en sus rutinas y unas competencias en organización y planificación. A su vez, junto con el centro educativo, se llegaron a acuerdos para ver qué medidas no significativas se podían aplicar. Para los exámenes se decidieron además de dar más tiempo, simplificar y adecuar las preguntas, hacerlo más visible y espaciado. Las mejoras fueron clarísimas. Ahora nos encontramos con un colegio y un profesorado con una mayor sensibilidad y, sobre todo, un niño con una mayor confianza en si mismo, una mayor autoestima y motivación, mejorando su actitud tanto en casa como en el colegio. Aquí os dejamos unas fotos que lo ilustran, pasando de un Insuficiente a un Notable:

image-0001

image-0002

Deseamos que más medidas como están se sigan tomando para los casos de vuestros hijos. Eso significará que se están consiguiendo avances y mejoras para ellos y para las familias.

Para cualquier consulta que tengáis no dudéis en poneros en contacto con el equipo de Educ-at. Estaremos encantados de poder escucharos y ayudaros.

Muchas gracias.

Equipo de Educ-at

http://www.educatdah.com

Nuevos servicios Educ-at 2015 a partir de marzo

image-0001

Desde Educ-at siempre buscamos formas para ofrecer un mejor servicio con una mayor oferta, para así poder beneficiar y ayudar a más familias, atendiendo a cada caso en particular. Todos ellos bajo los mismos valores que nos han caracterizado hasta ahora: profesionalidad, honestidad, compromiso y trabajo. Por ello, fruto de la estrecha alianza establecida con el Colegio Nuevo Velázquez en Madrid, nos enorgullece presentaros los nuevos servicios que ofertaremos desde el próximo mes de marzo en sus instalaciones.

Dichos servicios no son exclusivos para alumnos del centro, si no que están abiertos a toda persona interesada. Son los siguientes:

  • Técnicas de estudio grupales (clases de apoyo).  Estas sesiones grupales (mediante grupos reducidos y homogéneos) están especialmente enfocadas a alumnos con dificultades atencionales y/o de aprendizaje. Es muy importante que desde el centro educativo se entienda la dificultad y se luche porque el aprovechamiento de las clases sea óptimo (mediante medidas no significativas). No obstante, luego queda la segunda parte del proceso y es el estudio en casa.

A la hora de desempeñar este estudio, estamos convencidos de que un sistema tradicional no es oportuno.  Por ello, con el fin de poder dotar de estrategias que permitan a los alumnos suplir sus dificultades y ganar un hábito que les separe de este estudio tradicional, se han creado estas clases.

Incidiremos en aspectos competenciales, cambio de hábito y rutinas, técnicas de estudio que permitan un mejor procesamiento de la información y dificultades específicas en asignaturas concretas.

  • Escuela de alumnos / Inteligencia emocional Se llevarán a cabo los lunes de 17:30 a 19:30. Tendrán lugar sesiones grupales donde a través de dinámicas y ejercicios se intentará avanzar en cuestiones que consideramos fundamentales cuando uno va llegando a la etapa adulta:

– Saber identificar y gestionar mis emociones.

– Adquirir tolerancia a la frustración.

– Ganar confianza, motivación y autoestima.

– Darnos cuenta de la importancia de respetar normas.

– Ser parte activa y comprometida dentro de mi entorno familiar.

Estas sesiones las impartirá Ángel Terrón, director y psicólogo de Educ-at.

  • Escuela de padres. Ser padres no es en absoluto tarea fácil y, como hemos comentado, el día a día con adolescentes trae dificultades a las que no siempre sabemos responder de la mejor manera. Por todo esto, se ha tratado de crear un espacio donde de forma dinámica y grupal podamos ver todos estos asuntos desde diferentes perspectivas y buscar las mejores soluciones.

Estas sesiones las impartirán Alberto Jiménez y Ángel Terrón, psicólogos de Educ-at.

Para cualquier consulta o información, no dudéis contactar con nosotros a través de cualquiera de las siguientes formas:

> Rellenando el formulario en nuestra página web http://www.educatdah.com

> Enviando un correo a info@educatdah.com

> Llamando al teléfono 665 97 55 21

Muchas gracias,

Equipo de Educ-at

BAJO RENDIMIENTO ESCOLAR EN EL NIÑO CON TDAH. LA IMPORTANCIA DE INTERVENIR A TIEMPO

fracaso-escolar-eso1

Terminaron las vacaciones de Navidad y comenzó el segundo trimestre, periodo fundamental para el desarrollo del curso. Es posible que el primer trimestre acabara con malas notas o con unos resultados peores a los que cabría esperar por el tiempo dedicado. ¿Por qué ocurre esto? ¿Qué dificultades suelen tener y qué tratamiento podemos elegir?

Lo primero que debemos entender es que los niños y niñas con TDAH no están necesariamente predestinados al fracaso escolar. Si desde pequeños se trabaja con ellos, haciendo hincapié en aquellas áreas en las que presentan dificultades (aunque no sea graves todavía), o mejor aún, si se trabaja previniendo y enseñándole estrategias ante posibles dificultades que son comunes a los niños con este trastorno, su desarrollo y aprendizaje durante la etapa escolar no debe sufrir mayores desavenencias que cualquier otro niño.

Si bien esto es cierto, nuestra experiencia trabajando exclusivamente con estos chicos y chicas nos demuestra que, a medida que se acercan a la Secundaria, las posibilidades de que su rendimiento no se adecue a sus capacidades y esfuerzo (es decir, saca peores notas de las que se merecen) aumentan exponencialmente. Nos encontramos ya en cursos de Primaria a niños y niñas que presentan dificultades en el rendimiento escolar que puede provocar incluso que suspendan determinadas asignaturas. En muchos casos, acabar la etapa escolar se puede convertir en un auténtico reto tanto para los niños/as como para los propios padres.

PERO, ¿POR QUÉ OCURRE ESO? Y ¿QUÉ DIFICULTADES SUELEN PRESENTAR?

El TDAH conlleva que ciertas zonas del cerebro (lobulo prefrontal principalmente) se desarrollen más tardíamente y junto con un peor funcionamiento bioquímico cerebral provoca la sintomatología propia del trastorno (dificultades para mantener la atención y la concentración, un excesivo grado de actividad motora y una tendencia a responder de manera impulsiva). Como conocemos, cada TDAH es único y en cada casos estas manifestaciones se darán en diferentes proporciones dando lugar no solo a diferentes subtipos (inatento, hiperactivo/impulsivo o combinado) sino también a distintas problemáticas en el ámbito escolar.

Estamos de acuerdo con Isabel Orjales (psicóloga experta y divulgadora del TDAH) en que las dificultades en el ámbito escolar dependen de factores como el nivel o curso académico, el tipo de asignatura, las habilidades personales, el entrenamiento recibido hasta el momento, la exigencia del profesor o la sobrecarga de deberes. Desde Educ-at consideramos que debemos tener en cuenta también factores tan importantes como el nivel de madurez, la motivación y la autoestima que tenga.

Una de las principales razones, bajo nuestra humilde opinión, que provoca que exista un menor rendimiento en este tipo de alumnos, es el sistema educativo actual. Somos conscientes de la dificultad (por no decir imposibilidad) que conlleva cambiar dicho sistema actual, pero la manera en la que se imparten las clases, la rigidez del sistema y un pobre trabajo en las competencias de los alumnos, no beneficia a aquellos niños que padecen TDAH.

Pero como esto resulta complejo en la actualidad, debemos ser prácticos y ver qué dificultades suelen presentar los niños con TDAH y qué podemos hacer, que no es poco. Las dificultades generales que suelen aparecer son las siguientes:

  • Mantener la atención en las explicaciones. Debido principalmente a que les implica realizar un sobreesfuerzo para mantener la concentración ante una tarea larga y, en muchas ocasiones, aburrida. Esto les conllevará que las horas de clase no sean todo lo provechosas que debieran ser, lo que les dificulta a la hora de estudiar en casa. Es decir existe un menor aprovechamiento del trabajo en clase.
  • Organizarse y planificarse los trabajos y exámenes. Una de las mayores impedimentos que presentan estos chicos y chicas es organizar las tareas que tienen, repartirlas en el tiempo en función de la complejidad y la prioridad.
  • Realizar dos tareas al mismo tiempo y automatizar rutinas. Pueden presentar inmadurez para automatizar procesos como la lectura y la escritura o memorizar trablas de multiplicar. Además realizar tareas como un dictado les supone un mayor esfuerzo que al resto, puesto que tienen que: 1. no distraerse con estimulos externos o internos, 2. escuchar al profesor 3. apuntar lo que va diciendo mientras y 4. vigilar que no cometa faltas de ortografía.
  • Menor rapidez y constancia durante la realización de tareas. Debido al cansancio que les provoca realizar dichas tareas a la vez que deben ignorar estimulos. También vemos un menor rendimiento en aquellas tareas que implican reflexión.
  • Pérdida del material.
  • Exámenes con mayores errores por problemas de impulsividad, de comprensión de los enunciados o de inatención.
  • Control de la agenda, lo que puede conllevar que se le olviden presentar trabajos, deberes o fechas de exámenes.
  • Más dificultades para automotivarse. Son niños que dependen más que los de su edad, debido a la inmadurez, de la aprobación y refuerzo de los demás.

La impulsividad y los obstáculos que presentan para regular sus propias emociones (principalmente la baja tolerancia a la frustración) puede provocar conflictos entre los compañeros, con los profesores o sentimientos de injusticia que favorecen que la motivación e interés por las demandas escolares disminuyan.

¿QUÉ PODEMOS HACER PARA MEJORAR EL RENDIMIENTO DE MI HIJO O HIJA?

Como veis, son muchas las dificultades que pueden presentar vuestro hijo o hija con TDAH, pero que no cunda el pánico, porque muchas de ellas se encuentran relacionadas y con un trabajo bien establecido teniendo muy claro los objetivos las mejorías son evidentes.

En el periodo escolar que nos encontramos (inicio del segundo trimestre) es crítico empezar a solucionar y poner medidas para suplir las carencias que puedan presentar. Estamos en un periodo importante, en el que todavía se puede revertir la situación y salir más fuertes y con mayores estrategias de afrontamiento. En Educ-at muchos de las intervenciones empiezan en este periodo y los pronósticos son muy favorables. Consideramos que nunca es mal momento para iniciar medidas y buscar soluciones pero el segundo trimestre es una época ideal.

Desde la filosofía de Educ-at, creemos que la mejor intervención posible para un niño con TDAH es aquella que da relevancia al ámbito escolar (ofreciéndole técnicas que le ayuden a demostrar todas sus capacidades y conocimientos a la vez que suplen sus déficits) mientras trabaja paralelamente aspectos tan importantes como motivación, autoestima y variables conductuales, emocionales y sociales. Si en el colegio se pasan unas 7 horas de media diarias, ¿por qué no enseñarle estrategias para que puedan responder adecuadamente en dicho ámbito?

Se antoja fundamental también un trabajo con las familias puesto que la intervención psicoeducativa ideal para tu hijo/a es aquella que se adapta a su realidad, la cual no sólo le incluye a él (sus características personales, sus fortalezas, sus dificultades, sus capacidades, etc.) sino también a su familia, sus necesidades y su realidad específica.

Por todo ello, lo primero de todo es evaluar y valorar bien las dificultades que presenta para poder intervenir adecuadamente es esas áreas. Es decir, observar si tiene dificultades en la comprensión lectora, descifrando instrucciones, en las matemáticas, en la memorización de contenidos, etc.

Lo fundamental es ofrecerle herramientas que le ayuden a suplir sus déficits (principalmente atencionales). De esta manera estaremos haciéndole más competente, se verá más capaz de afrontar las demandas escolares, su confianza por lo tanto aumentará, lo que reforzará su autoestima. Todo ello implicará mejoras a nivel familiar, emocional y conductual del niño.

Por todo ello, si ya estas en manos de algún profesional de confianza hágale ver la importancia de trabajar dicho ámbito para evitar el “efecto bola de nieve”. Si este no es el caso, desde Educ-at estaremos encantados de poder escuchar su caso y ayudarle. Visita nuestra web (http://www.educatdah.com) y contacte con nosotros.

Muchas gracias.

Equipo de Educ-at.

http://www.educatdah.com

Mejorar la motivación en niños con TDAH

motivar estudiar

Hace poco publicábamos una entrada acerca de la motivación que presentaban los niños con TDAH ante los estudios. Cómo comentamos, estos niños están acostumbrados a tener que realizar un esfuerzo mayor que el resto de sus compañeros para afrontar estas demandas escolares lo que provoca, en muchas ocasiones, que aparezcan en ellos sentimientos de inferioridad. ¿Por qué yo necesito más tiempo que mis compañeros? ¿Acaso soy más tonto? Esto tiende a ocurrir en edades en las que su nivel de madurez es bajo y carecen de una capacidad cognitiva para entender las dificultades que conlleva el trastorno sin que ello signifique que tengan menos capacidades intelectuales que los demás.

Esta situación puede provocar un descenso en la autoestima y, sobre todo, en la motivación del niño lo que conllevará a su vez, un descenso en el rendimiento, obteniendo unas notas más bajas y reforzando su idea de que no son capaces de rendir. De esta manera nos encontramos en un círculo vicioso del que puede ser complicado salir.

¿TAN IMPORTANTE ES LA MOTIVACIÓN EN NIÑOS/AS CON TDAH?

Nosotros consideramos, que los factores motivacionales y de refuerzo son claves a la hora de que los niños con TDAH decidan tomar uno u otro camino. Todas las personas necesitamos sentirnos valorados, y como mejor experimentamos este sentimiento es con las cosas que se nos da bien hacer.

Ellos no se consideran especialmente buenos para los estudios y esto, junto con diversas prácticas en los centros educativos, hace que experimenten un rechazo total hacía el ámbito escolar. Esto puede provocar que dejen de esforzarse y que muestren una resistencia excesiva ante la realización de las tareas escolares lo que desemboca en “guerras” con los padres para que las haga, debilitando la relación entre ambos. Peor aún, algunos buscan otras alternativas y encuentran gran refuerzo en la agresividad o alteración del transcurso normal (por ejemplo de la clase). Ellos sienten que esa conducta está siendo reforzada (muchas veces la risa es un refuerzo clave) y tratan de aumentar su frecuencia. Por otro lado, son alumnos que han experimentado en alguna ocasión rechazo o burla por parte de los compañeros, por lo que el hecho de mostrar comportamientos agresivos reduce en su totalidad esta burla, a la vez que adquieren un respeto que no han podido lograr por sus meritos. Y detrás de estas conductas hostiles, nos encontramos a un niño con grandes capacidades pero con una autoestima muy baja que le ha llevado a aprender erróneamente que para encontrar el respeto y aceptación de sus iguales debe llevar a cabo conductas disruptivas.

Por ello, es clave descubrir el inicio del problema para poder actuar sobre él cuanto antes y comenzar a reforzar positivamente las buenas conductas, valorando sus capacidades intelectuales y su esfuerzo y castigando aquellas conductas que sean inapropiadas.

¿QUÉ PODEMOS HACER SI NUESTRO HIJO MUESTRA UNA RESISTENCIA ANTE LOS ESTUDIOS?

Lo primero que debemos entender es que seguramente esa resistencia pueda ser debido a una baja motivación fruto de una serie de experiencias negativas relacionadas con los estudios. Como hemos comentado en varias entradas anteriores, en muchas ocasiones nos encontramos a chicos y chicas que se han esforzado por conseguir los objetivos pero que ante una falta de técnicas eficaces, ese estudio no ha sido todo lo eficaz que debería no habiendo optimizado el tiempo y cosechando resultados negativos lo que les invitan a tirar la toalla.

Deben entender que no han estado estudiando con las técnicas más efectivas para ellos. Aprender a secuenciar la información, a elaborar por escrito para mejorar la comprensión e interiorización de los contenidos se antoja necesario para ellos. Evidentemente, esto conlleva un trabajo extra que al principio no les resulta gratificante pero que cuando comienzan a obtener las notas acordes a su esfuerzo y dedicación, este hábito se ve reforzado, comprendiendo que resultado beneficioso para ellos.

Por otro lado, resulta fundamental reforzar el esfuerzo, tan necesario para mantener su motivación. A veces nos centramos tanto en las notas objetivas que olvidamos la entrega y la dedicación que ponen para conseguirlo. La mayor parte de los niños, sobre todo en edades de Primaria, agradecen más el reconocimiento personal y el refuerzo social de un “muy bien hecho”, “buen trabajo, sigue así”, etc. que la propia nota a la que somos los propios adultos los que le otorgamos un mayor valor. Esta parte es importante no solo a tener en cuenta por el padre o la madre sino también por parte del profesorado.

Otras estrategias que mejoren la motivación del niño/a pueden ser:

  • Dividir la tarea por partes y supervisar y felicitar por la realización de cada parte.
  • Al evaluar la tarea, resaltar siempre un par de cosas positivas.
  • Proponerle tareas significativas que le motive a buscar soluciones y le suponga un reto a su alcance.
  • Ayudar al niño a hacer una valoración más objetiva de sus errores sin hacerle sentir infravalorado y culpable.
  • Utilizar métodos que permitan ver sus avances (comparar un dictado con otro anterior, con cuadernos pasados, etc.)
  • Pedirle que revise sus trabajos antes de entregarlos para que corrija los posibles errores y para estimularle positivamente si no los hubiera.

En conclusión, entendemos que en muchas ocasiones, la situación se ha vuelto tan enrevesada que cuesta ver la luz del túnel, que cuesta ver las cualidades positivas de nuestro hijo, que nos induce incluso a pensar que no tiene solución, pero debemos comprender por qué se encuentran así, y comprenderles a ellos, pues en muchas ocasiones la lógica que les lleva a no querer esforzarse o a rendirse puede ser coherente, pero no por ello debemos dejar de luchar por que mejoren. Son niños con grandes aptitudes y con una gran afectividad a los cuales, las pequeñas frustraciones diarias les lleva a claudicar. Cambiar nuestro lenguaje en referencia a los estudios hacia un lenguaje más positivo, que les incentive y les motive es una buena estrategia que hay que poner en práctica. Hay que aprender a guiarles y a estimularles para que quieran mejorar y superarse.