EMOCIONES Y TDAH (II): QUÉ ALTERACIONES EMOCIONALES PRESENTAN Y CONSEJOS PARA IMPULSAR SU DESARROLLO.

Inteligencia_emocional

En la anterior entrada hablamos sobre qué son las emociones y por qué el procesamiento emocional se ve afectado en las personas que sufren TDAH. Hoy vamos a intentar explicar qué alteraciones emocionales son típicas en el TDAH y qué se puede hacer para intentar combatirlas.

Mucho se habla en los últimos años sobre la Inteligencia Emocional (IE) y la importancia de saber manejar bien las emociones. Podemos definir la IE como la “habilidad para manejar los sentimientos y emociones, discriminar entre ellos y utilizarlos para dirigir los propios pensamientos y acciones”. La IE está compuesta de 4 habilidades:

  1. Percepción: capacidad para percibir, identificar y expresar las emociones.
  2. Facilitación: capacidad para guiar nuestro pensamiento y toma de decisiones utilizando las emociones.
  3. Comprensión: capacidad para comprender y analizar las emociones utilizando el conocimiento emocional. Tanto las propias como las ajenas (es lo que llamamos la empatía). Esta habilidad es muy necesaria para una correcta socialización.
  4. Regulación: es la más compleja y se refiere a aquella capacidad para mitigar las emociones negativas y potenciar las positivas (tanto ajenas como propias), sin reprimir ni exagerar la información que aportan.

Siguiendo el modelo de las habilidades de la IE, los niños, adolescentes y adultos con TDAH presentan dificultades en las diversas capacidades que lo conforman: percepción, comprensión, regulación y facilitación.

Si bien se encuentran complicaciones a la hora de percibir y comprender emociones (sobre todo en el reconocimiento facial y en la entonación vocal asociada a las mismas), donde más se observan problemas es en la regulación emocional. Esto tiene una explicación “sencilla” y es que para que se lleve a cabo una correcta regulación emocional entran en juego componentes del control inhibitorio de la respuesta, los cuales se encuentran afectados por el trastorno.

Si a cualquiera de nosotros, ante una situación que genera una “tensión” o “activación” -emocional- desencadenado por un estímulo (esté presente o no), en muchas ocasiones nos es complicado de valorar objetivamente las diferentes perspectivas posibles y actuar en consonancia, a todas aquellas personas a las cuales el procesamiento y elaboración de una respuesta se encuentra damnificado, debido a un déficit neurobiológico, lo convierte en todo un reto difícil de superar.

Debemos saber que todo el procesamiento de la información es emocional. Antiguamente (y no hace tantos años) se considera a las emociones como entidades que interferían en el raciocinio, es decir, privaban a las personas de la capacidad de un razonamiento lógico y coherente. Hoy en día, gracias al interés que ha suscitado en las últimas décadas el campo de las emociones sabemos que éstas no son un lujo sino que el componente emocional es básico para el procesamiento racional (entre otras funciones que expusimos en el anterior post). Sin las emociones los seres humanos seríamos poco más que máquinas que trabajan y reaccionan de la misma manera día tras día.

No obstante, como comentábamos en la pasada entrada de blog, la “energía” para el control de las emociones surge a través de las funciones ejecutivas (quienes se encargan de decidir cuál va a ser la manera de responder, cuál va a ser el comportamiento o la conducta a realizar). Pero en el TDAH dichas funciones no se desempeñan tan adecuadamente como deberían. Por lo tanto, aquellas que se dedican al control emocional y al control de impulsos son las responsables de los altos niveles de agresividad, irritabilidad o frustración que se observan en algunos niños y adultos con TDAH.

Además de estos fallos en la regulación emocional, otras dificultades en este campo que suelen presentar los niños, adolescentes y adultos con TDAH es que son muy extremistas, muy pasionales. Viven las emociones de manera muy intensa, tanto las positivas como las negativas. Tienden a mostrarse muy insistentes cuando desean algo, o excesivamente contentos cuando están alegres, o muy apenados cuando les ha ocurrido algo triste, o reaccionan de manera desproporcionadas con ira ante situaciones que perciben injustas (a pesar de que no sean ellos los principales afectados).

Aunque, en algunos casos, nos los podremos encontrar muy apáticos. Fruto de una baja autoestima y de una escasa motivación, podemos encontrar que responden con bloqueos o con sentimientos de incapacidad ante determinadas situaciones problemáticas. Esto puede desencadenar en algún trastorno comórbido de ansiedad o en el estado de ánimo.

Sin embargo, no queremos caer en catastrofismos y en este mismo ámbito, las personas con TDAH demuestran poseer unas virtudes muy positivas. Son bondadosos, muy cariñosos y emotivos y con un sentimiento de fidelidad muy alto. Son personas con mucha sensibilidad que si se les enseña a canalizarla adecuadamente puede ser un buen pilar donde sustentar su desarrollo. Por todo es importante trabajar este aspecto desde pequeñitos, aunque no hay un límite para empezar a trabajarlo.

¿QUÉ PODEMOS HACER PARA FOMENTAR SU DESARROLLO EMOCIONAL?

Como venimos comentando, las emociones condicionan nuestra vida puesto que condicionan nuestras conductas. Entonces, es necesario aprender a regular nuestras emociones para ser capaz, posteriormente, de regular nuestro comportamiento.

Pese a que, en mucha ocasiones, lo mejor es contar con la ayuda de un profesional que le ayuda a entender las emociones y cómo manejarlas, desde casa se pueden llevar a cabo una serie de consejos para potenciarlo:

  1. Ponga con palabras cómo se siente. La mejor manera de enseñarle a percibir sus propias emociones es, al principio, ponerle “en su boca” como se siente. Es decir, si está mostrándose frustrado, es conveniente comentarle de manera pausada: “es normal que te sientas frustrado ya que tú esperabas que te comprara golosinas y en este momento no es posible”. De esta forma le estamos diciendo no sólo cómo se siente sino también el por qué.
  2. Entrenarles en autoinstrucciones. Los niños y adolescentes con TDAH presentan un retraso en la adquisición del lenguaje interno. Es decir, no saben hablarse a sí mismos. Las personas utilizamos este lenguaje interno para guiar nuestra propia conducta por lo que se antoja fundamental enseñarles esta estrategia que les permita a ellos orientar su conducta hasta una respuesta adecuada. “Aunque me apetezcan golosinas si mamá no me las compra debo permanecer tranquilo porque sino se enfadará”.
  3. Utilizar técnicas de autocontrol. Basadas en la misma idea de las autoinstrucciones, técnicas como la del semáforo son muy efectivas. Antes de responder el niño debe pasar por los 3 colores típicos de semáforo: el rojo es parar, el amarillo pensar (¿cómo voy a actuar?¿Por qué?) y el verde es actuar una vez que hemos decidido qué respuesta es la más adecuada.

Tanto la interiorización por parte del niño de las técnicas de autocontrol como las autoinstrucciones son costosas, pero una vez implementadas son muy provechosas. Primeramente debemos partir de un modelado externo para ir, poco a poco, que el niño lo vaya interiorizando y autodirigiéndose.

  1. Aprovéchate de vídeos o películas para trabajar las emociones y la empatía. Mientras veis una película o una serie o una situación de la vida cotidiana de otra persona podéis preguntarle cómo cree que se siente él o ella y por qué. En edades más tempranas los cuentos pueden ser buenas herramientas para trabajar este aspecto.

Luego le podéis preguntar qué hubiera hecho él en esa situación, o qué le hubiera recomendado hacer si pudiera darle algún consejo. Este es un procedimiento muy efectivo para trabajar con el niño situaciones problemáticas que se puede encontrar pero despersonalizándolo en otra persona. Es decir, no es él quién lo está viviendo y, por lo tanto, es “más sencillo” encontrar una solución. Estaremos trabajando con él de manera anticipatoria acontecimientos que pueden suponerle algún contratiempo en el futuro.

CONCLUSIONES

Las personas con TDAH muestran dificultades en varios de los componentes de la Inteligencia Emocional (percepción, comprensión, expresión y regulación). Esto, junto con los déficits neurobiológicos que presentan (principalmente en las funciones ejecutivas) conlleva que padezcan algunas alteraciones a nivel emocional. Se muestran más predispuestos a reaccionar de manera desproporcionada ante las situaciones lo que les hace sentir en muchas ocasiones torbellinos emocionales. Sin embargo, tienen la facilidad de olvidar lo ocurrido al poco tiempo, cosa que no ocurre con la gente de su entorno, lo que provoca en muchas ocasiones perplejidad y malestar en los otros.

Además ya sabemos que las emociones interfieren en nuestra conducta y en nuestra toma de decisiones. Por todo ello se antoja fundamental trabajar esta área desde lo antes posible y así evitar posibles problemáticas asociadas.

Una dificultad, la cual nos hace sentir una emoción negativa, no nos afecta tan profundamente cuando somos conocedores de cómo nos sentimos y porqué. Si igualmente, reconocemos tener recursos para salir adelante, el problema continuará siendo del mismo tamaño, pero ahora lo contemplaremos en su propia perspectiva y sin perder el sentido de las proporciones. Si tenemos un fracaso, pero nos vemos competentes, no nos consideraremos a nosotros mismos como unos fracasados, sino que volveremos a empezar con fuerzas renovadas hasta que convirtamos la derrota en victoria.

Equipo de Educ-at

http://www.educatdah.com

Para recibir más información sobre nosotros y nuestros servicios estaremos encantados de poder atenderles en el teléfono 665.97.55.21 o a través de nuestro correo info@educatdah.com.

Anuncios

EMOCIONES Y TDAH (I): ¿QUE SON LAS EMOCIONES Y POR QUÉ SU REGULACIÓN SE VE ALTERADA EN EL TDAH?

emociones niño

Los principales síntomas del TDAH son la inatención, la excesiva actividad motora y la impulsividad, pero éstos no son las únicas problemáticas asociadas a él, sino que pueden sufrir otras dificultades en diversos aspectos. Ejemplos de ellos son las dificultades que presentan en el desarrollo de un lenguaje interno, la necesidad de motivadores y refuerzos inmediatos, problemas a la hora de rendir en tareas escolares o una hipersensibilidad o fallos en la regulación de las emociones. Es de éste último punto al que nos queremos referir en la entrada de hoy.

Para no extendernos demasiado y no convertirlo en una lectura larga y tediosa, hemos decidido dividir este breve dossier sobre las emociones y el TDAH en dos bloques:

  • En el primero de ellos trataremos aspectos básicos y de manera breve sobre las emociones:  qué son, qué funciones tienen, sus bases neurobiológicas y su relación con las alteraciones inherentes al TDAH
  • Un segundo bloque en el que trataremos las alteraciones emocionales que nos encontramos en el TDAH y qué podemos hacer para su manejo.

La palabra emoción proviene del latín ‘emovere’ que significa “mover, poner en movimiento o excitar”, esto quiere decir que las emociones “nos activa, nos impulsan para la acción”. Por lo tanto y, aunque existen dificultades para su definición, podríamos determinar que las emociones son una serie de reacciones de los individuos ante situaciones relevantes, que tiene carácter universal y que producen cambios en nuestra experiencia afectiva, en nuestra activación fisiológica y en la expresión. Es decir, es una reacción psicofisiológica (con un componente subjetivo al ambiente que viene acompañado de cambios fisiológicos) qué se desencadenan ante ciertos estímulos del individuo que pueden ser percibidos por cualquiera de nuestros sentidos o evocados por nosotros (a través de un pensamiento, recuerdo, una canción, etc).

Las emociones están relacionadas con procesos como la atención y la memoria y cumplen una función motivacional, social y, principalmente, adaptativa. Es decir, las emociones nos aportan información sobre cómo interpretamos la información del entorno y “nos dirige” la acción hacia una determinada conducta.

De esta manera nos encontramos que las emociones primarias (miedo, sorpresa, asco, ira, tristeza y alegría) guardan las siguientes funciones totalmente fundamentales para nuestra supervivencia:

  • MIEDO: Se da cuando anticipamos una amenaza o peligro que nos produce ansiedad, incertidumbre o inseguridad. Tendemos entonces hacia la protección.
  • SORPRESA: Se ocasiona cuando algo nos produce sobresalto, asombro, desconcierto. Es muy transitoria. Provoca una aproximación cognitiva para saber qué pasa y nos ayuda a orientarnos frente a la nueva situación.
  • ASCO: Aparece ante un estímulo aversivo. De esta manera la respuesta que motiva es la de rechazo ante aquello que lo genera.
  • IRA: Se elicita ante situaciones que consideramos injustas o malintencionadas o cuando nos bloquean la consecución de una meta o satisfacción de una necesidad. Las respuestas que movilizan es de “destrucción” hacia aquellos que nos lo impide, o de defender aquellos que consideramos nuestro.
  • ALEGRÍA: Provoca sensaciones de bienestar, de seguridad. Nos induce a la repetición de estas situaciones que nos hacen sentir bien.
  • TRISTEZA: Aparece cuando no hemos conseguido un objetivo o cuando no se han cumplido nuestras expectativas. Moviliza respuestas dirigidas hacia la instrospección (¿por qué ha ocurrido?) o hacia una nueva reintegración personal.

Con  esto queremos manifestar que no debemos reprimir o ignorar nuestras emociones (tanto primarias como secundarias), por muy negativas o intensas que sean, puesto que nos están aportando información útil que nos ayuda a dirigir y entender nuestra conducta y, por ende, nuestra vida.

¿POR QUÉ LAS PERSONAS AFECTADAS POR TDAH TIENE DIFICULTADES PARA MANEJAR SUS EMOCIONES?

Para entender un poco más por qué las personas que sufren TDAH presentan dificultades en el ámbito emocional debemos entender las bases neurológicas que intervienen en el procesamiento, valoración y control de las emociones y cómo estas se relacionan con las alteraciones neurobiológicas características en el trastorno.

Aunque no se ha terminado de identificar claramente el origen del TDAH, los estudios científicos (mediante técnicas de imagen cerebral) señalan que las regiones implicadas se sitúan en la corteza prefrontal (entre ellas la corteza cingulada) y los ganglios basales, áreas involucradas en las funciones ejecutivas o en el control de las respuestas y el movimiento. Por otro lado, la red neuronal involucrada en el procesamiento emocional incluye estructuras como el tronco cerebral, el hipotálamo, la amígdala, la corteza prefrontal y la corteza cíngulada. Esto quiere decir que algunas de las regiones cerebrales que parecen alterarse en el TDAH afectan también al procesamiento, control y expresión emocional. Para el caso de la regulación emocional circuito que principalmente se ve afectado es el Circuito Cortex Prefrontal Orbital-estriado-talámico.

A su vez, es reconocido por todos, que existe una alteración neuroquímica en el sistema dopaminérgico que afecta al TDAH. Esta alteración se refiere a que fuera de la neurona, en el espacio destinado a la transmisión del impulso nervioso (espacio sináptico) hacia otra neurona, no hay una suficiente concentración de dopamina, por lo que el impulso nervioso (y por lo tanto la información que traslada sea del tipo que sea) no se transmite de forma totalmente óptima. Esto quiere decir, que a medida que se difunde el mensaje se va perdiendo información por el camino, lo que provoca que el procesamiento de la información sea superficial y de esa sensación de que “no se ha enterado de nada”. Esto afecta a todo procesamiento de la información que provenga del entorno, sea de la índole que sea (emociones, el texto que se tiene que aprender, las instrucciones que se le están dando, etc.).

La dopamina es un neurotransmisor que se relaciona estrechamente no sólo con alteraciones motoras y cognitivas, sino también con dificultades en distintos procesos emocionales y motivacionales. Por lo que se insinúa que el tratamiento farmacológico con metilfenidato (el cual aumenta la concentración de dopamina) tendría una función y un beneficio también en este componente afectivo.

Con esto queremos demostrar que, aunque queda mucho por ser estudiado, existen evidencias científicas de que las personas afectadas con TDAH presentan anomalías neuronales en el procesamiento emocional que se relacionan a su vez y, en ciertos aspectos, con la sintomatología inherente al trastorno.

En conclusión, si el TDAH implica un desarrollo y maduración más lento de determinadas partes del cerebro, las cuales están involucradas tanto en el control e inhibición de las conductas como en la regulación y control emocional, nos encontramos con estas problemáticas asociadas al trastorno. Dichas dificultades son más perceptibles cuanto más inmaduro sea el cerebro del individuo, por lo que es en las edades más tempranas donde se observan más diferencias con el resto de los niños de igual edad biológica. De la misma manera es en la adolescencia donde, si juntamos los cambios hormonales típicos que conllevan cambios en el estado de ánimo con las dificultades emocionales que presentan estos chicos, donde se exhacerban de nuevo estas diferencias y pueden ocasionar problemáticas de diversa naturaleza (en la autoestima, motivación, sociales, del estado de ánimo, de conductas, de abuso de sustancias, etc.)

¿Esto quiere decir que no se puede trabajar para mejorar estos aspectos o que solo el paso del tiempo es la única solución? Nada más lejos de la realidad. Dejar pasar el tiempo solo puede empeorar las cosas. Se antoja necesario incidir en este punto en cualquier intervención, ya sea como medida de prevención para un futuro como para intentar resolver una situación conflictiva en el presente.

De esta manera, todos los componentes de nuestro equipo tienen una alta formación y experiencia en fomentar una buena educación emocional que ayude a los chicos y chicas con TDAH a desarrollar un crecimiento personal y emocional adecuado. Por todo ello, en la siguiente entrada de blog trataremos e intentaremos explicar que alteraciones emocionales suelen presentar los niños, adolescentes y adultos con TDAH y qué podemos hacer para combatirlos.

Equipo de Educ-at

http://www.educatdah.com

Para recibir más información sobre nosotros y nuestros servicios estaremos encantados de poder atenderles en el teléfono 665.97.55.21 o a través de nuestro correo info@educatdah.com.